miércoles, 9 de diciembre de 2009

El héroe chamán

La caza del buen sueño

Palabras clave: El que actúa y caza, técnicas chamánicas, el matrimonio sagrado interior, el hermafrodita, iluminación, trasfiguración, libertad.

Fase del ciclo del héroe: LA INICIACIÓN: el camino de las pruebas, la prueba suprema, la unión con la Diosa Madre del Mundo, la concordia con el Padre, el matrimonio interior, la propia divinización.

Arquetipos asociados: El cazador arcaico que avanza solitario en procura de la presa, el arrojado guerrero que se juega la vida mientras atraviesa la prueba suprema de su destino, el chamán que en medio de sus viajes extáticos recibe del Gran Misterio su propia medicina.

Animales totémicos: Jaguar, tigre, pantera.

Tema: La bendición de las flechas. El hallazgo de la propia medicina. La caza del alimento sagrado. La revelación del buen sueño.

Misión del arquetipo:
La caza impecable es transitar por el camino con corazón, pidiéndole al Padre que bendiga cada una de nuestras flechas y a la Madre que nos otorgue el alimento sagrado que nos corresponde. La propia medicina surge cuando en nuestro interior se ha dado el matrimonio sagrado, fruto del cual renace nuestro verdadero ser: el yo esencial, eterno, divino e inmutable que en realidad somos.

Héroe chamán luz:
El chamán es el cazador impecable. No caza para el yo sino para el nosotros. Cuando va de caza lo acompañan todas sus relaciones. Sabe que el enemigo más temerario reside en sus propias entrañas, comprende que el mundo exterior y el mundo interior son uno solo. Es un cazador compasivo, un guerrero cuya principal arma es el amor. Pide al Padre la bendición de sus flechas siempre antes de ir de caza y agradece siempre a la Madre por el alimento antes de llevar cualquier bocado a su boca. El padre y la madre contraen nupcias en su corazón. Al conocer su divinidad interior la propia medicina le es dada. El chamán la recibe aceptando la gran responsabilidad que ésta conlleva ante él y ante su pueblo.

Héroe chamán sombra:
El chamán es autodefensivo y autoafirmativo. Piensa que los ogros y demonios que combate están fuera de él, ignorante de que en realidad son el reflejo de su propias sombras. Se empeña en limpiar el mundo olvidándose de limpiar su corazón. Se olvida de pedir la bendición de las flechas al gran espíritu, cegado por su importancia personal cree que es él quien caza cuando en realidad tan sólo es un instrumento del Gran Misterio. Se olvida de dar las gracias a la Madre Tierra por todo lo que ha recibido de ella. Le teme y le huye al poder y a la verdad de la mujer, quien encarna la naturaleza femenina: Se niega a escuchar y a recibir el amor, la muerte y el renacimiento que sólo la Diosa Madre pude brindarle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario