miércoles, 9 de diciembre de 2009

La abuela sabia

Patrona del otoño, la creatividad y la Magia

Palabras clave: Partera, tejedora, hechicera, bruja sabia, seductora, tejedora del buen sueño, desafiante del lado oscuro, chamana, sacerdotisa, mujer de oración.
Dirección: Oeste
Estación: Otoño
Fase de la luna: Luna menguante.
Animales totémicos: Serpiente, lechuza, grulla, gato, osa.
Energías dinámicas, fase de cambio: energías dirigidas hacia el interior.
Características asociadas: Corte, descenso, intuición, magia, introspección, retiro, destrucción, iniciación, sexualidad, deseo, locura, verdad, decaimiento, transformación, compulsión, creatividad, autodestrucción, oración. Iniciación de la virgen para convertirla en adulta, cerrar ciclos, conocimiento de los reinos ocultos, mundo interior, cambio, guía interior.
Arquetipos asociados: Morrigan, Lilith, Kali, Gorgona, Hécate, madrastra en los cuentos populares; Coatlicué, Kali, Baba Yaga, Nefthys, Ereshkigal, Hécate, Lilith y Cerridwen; brujas quemadas en la inquisición.
Tema: Cerrar un ciclo en paz, preparándonos para recibir el nuevo amanecer.
Misión del arquetipo: Dejar morir en paz lo que tiene que morir y orar por un buen renacimiento

Abuela luz:
La abuela es el otoño que se despoja de sus hojas secas sin resistencia, permitiendo que el viento se las lleve. Ella es el círculo de 13 ancianas que oran por la sanación del planeta y por el bienestar de las próximas siete generaciones. Mientras la abuela hace escuchar ante el mundo su sabia voz, la doncella –el lado luminoso del Ego- desciende al inframundo a encontrarse con su gemela oscura, -el lado sombrío de la propia identidad-. La abuela ora porque ese encuentro sea reparador y traiga como medicina el renacer de una doncella limpia, libre y renovada.

Abuela sombra:
La abuela sufre con cada hoja vieja que se desprende de su ser. Se culpa y se reprocha constantemente por los errores que ha cometido en el pasado, obsesionándose por comprender cada falta y repararla. Se vuelve compulsiva en su tarea de crear un mundo nuevo. Es autodestructiva cuando se encierra en ella misma, y cuando se relaciona con los otros es dominante, intolerante y “vampírica”. Su poder está desbalanceado, se le ha olvidado orar desde la compasión y el amor. Así la doncella se queda atrapada en el inframundo y no puede retornar a la esperada primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario